H. D. Thoreau: El paraíso -que merece ser- recobrado (1843)

OLYMPUS DIGITAL CAMERA HCH 16 / Mayo 2017

H. D. Thoreau: El paraíso -que merece ser- recobrado (Javier Rodríguez Hidalgo, tr. Madrid, Ediciones El Salmón, 2016), por Eugenio Sánchez Bravo

thoreau

(H. D. Thoreau: El paraíso -que merece ser- recobrado. Madrid, Ediciones El Salmón, 2016. Diseño: Miguel Sánchez Lindo)

Anarquismo, ecologismo y desobediencia civil se entrelazan en el pensamiento de Thoreau. En 1845 el autor de Walden buscó refugio del delirio capitalista y la revolución industrial en una cabaña solitaria junto al lago Walden, cerca de su ciudad natal, Concord. Thoreau cree que la reconciliación con la Naturaleza es el único modo de devolver al individuo la libertad que ha perdido entre el humo de las fábricas. Este es el argumento principal de su libro más conocido, Waldenpublicado en 1854. En 1846 se negó a pagar impuestos en protesta por la esclavitud y la guerra con México por lo que ingresó en prisión. La desobediencia civil es la conferencia en la que explica los principios que legitiman al individuo para rebelarse contra la autoridad de un Estado injusto. Este texto de perenne actualidad y lectura siempre provechosa fue publicado en 1848.

La masa de hombres sirve pues al Estado, no como hombres sino como máquinas, con sus cuerpos…

El paraíso -que merece ser- recobrado (Paradise (to be) Regained) es una simple reseña de 1843 en la que Thoreau se encara con la clásica utopía positivista que cifra el bienestar futuro de la humanidad en el progreso científico-tecnológico. A petición de Emerson, Thoreau refuta las ensoñaciones sci-fi que el ingeniero alemán Etzler expone en su libro El paraíso al alcance de todos los Hombres, sin Trabajo, mediante la Energía de la Naturaleza y la Máquina. Según éste la humanidad se liberará muy pronto del trabajo pues tiene a su alcance dominar la energía del viento, las mareas y la luz solar. Thoreau le rebate poniendo el foco sobre dos hechos que el progreso técnico no ha hecho más que agravar con el tiempo. En primer lugar, la era técnica vive tan volcada hacia el futuro que no duda en dejar en la cuneta a generaciones enteras para lograr sus objetivos. En segundo lugar, una vez alcanzadas las comodidades que proporciona la Máquina, la auténtica tarea humana, la reforma interior, la perfección moral, el crecimiento espiritual, no habría siquiera comenzado. El aspecto más triste de una civilización entregada a la técnica es la facilidad con que olvida la superioridad absoluta de la conciencia luminosa del individuo frente a ese paraíso superficial de comodidades y placeres que ofrece la Máquina.

Esta respuesta de Thoreau a la confianza ingenua del positivismo en la solución técnica a todos los problemas de la humanidad influirá en la mística de la Conferencia sobre ética de Wittgenstein y en la figura del emboscado de Jünger.

El collage de la portada de este libro es un ejemplo de cómo cuida Ediciones El Salmón los textos que publica. De todos modos, aunque el contenido es interesante, está muy lejos de la claridad y contundencia de los textos más conocidos de Thoreau que he citado arriba.

eugenio sanchez bravo Eugenio Sánchez Bravo, Plasencia, 17 de mayo de 2017

Publicado en Aula de Filosofía el 17 de mayo de 2017

Más artículos de Eugenio Sánchez Bravo en el rincón de Eugenio

Advertisements