Por qué un libro sobre Unamuno para niños

HCH-9-LOGO-JIANGYN-RD HCH 9 / Marzo 2016

Por qué un libro sobre Unamuno para niños, por Delia Aguiar Baixauli

¿Quién era Unamuno? ¿Lo saben hoy en día los niños y los jóvenes? ¿Cómo pueden llegar a informarse sobre quién fue aquel extravagante literato y filósofo que vivió hace más de un siglo en Salamanca? ¿A través de los libros de texto, los cuales suelen dedicar, a lo sumo, un par de páginas con datos asépticos y manidas fotografías, o en Wikipedia, reino de la información pero también de la concisión?

Cuando Roberto Vivero, de la editorial Ápeiron, me pidió que escribiera la historia y el pensamiento de Unamuno adaptado para niños, me entusiasmó la idea y a la vez me asustó, porque me parecía un reto muy difícil. No sabía si yo era la persona más adecuada. En ese momento, había terminado recientemente mi tesis doctoral sobre Unamuno (un trabajo de Filosofía dedicado al concepto de la verdad en ese autor), y, si bien tenía las ideas frescas —lo cual era una ventaja—, eran ideas propias del terreno académico, con términos áridos y rigurosos que no todo el mundo utiliza, y menos aún los niños. En un principio, dudé sobre mi capacidad para semejante tarea. Era como si estuviera infectada con ese lenguaje de adultos en el que yo habitaba desde hacía años, inmersa en el ambiente universitario y en una sola dimensión de la realidad. En los primeros intentos, una y otra vez me resultaba imposible eliminar de mi vocabulario ciertas palabras, aunque fueran del todo inapropiadas para la mente de un niño.

La invitación de Roberto a seguir peleando por ese otro modo de expresión, por buscar el lenguaje comprensible para los niños sin perder el rigor y el compromiso con la verdad, y el entusiasmo que él transmitía, me hicieron continuar. En realidad se trataba de ir de lo difícil a lo fácil, de lo complejo a lo más simple y elemental, a lo directo, pero es curioso cómo a veces eso nos cuesta más trabajo (cuando lo verdaderamente difícil tendría que ser lo inverso). Poco a poco mi mente se fue liberando y empecé a sorprenderme de que lo sencillo no es ni mucho menos lo más pobre.

La selección de lo más destacable en la vida y el pensamiento de Unamuno (contenido) y la adaptación al lenguaje infantil (forma) fue algo similar a una traducción; pero si en las traducciones se trata de pasar un texto de una lengua a otra, en este caso se trataba de mantenerse siempre en la misma lengua; por tanto, la tarea consistía en ir más bien de un mundo a otro, del mundo rígido de los adultos al mundo libre de los niños. Creo que nunca hice un viaje tan saludable, similar al ejercicio de despojarse de un aparatoso vestido, joyas, pelucas, maquillajes y sombreros, y quedarse con un sencillo camisón de algodón blanco. Mi mirada se transformó y me di cuenta de que todos los adultos tenemos un niño dentro al que de vez en cuando le gusta que le cuenten las cosas “de otra manera”, con más humor y cercanía, con más calidez y relajación. Y de manera directa y llana. Por eso creo que este libro es un libro también para adultos.

Y, al final, ¿a qué se enfrenta el lector de estas páginas de la mano de Unamuno? Se enfrenta a preguntas fundamentales acerca de la muerte, la verdad o la religión, y a los diferentes sentidos que puede tener el verbo “creer”; se enfrenta al drama que supone una dictadura y a la importancia de la libertad y la fidelidad a las propias ideas; y se enfrenta al papel crucial que pueden representar el amor y la familia en la vida de un ser humano. Las ilustraciones de Lucas Alejos terminan de completar el objetivo: un Unamuno con un rostro lleno de carácter que unas veces pega un puñetazo en la mesa y otras veces se derrite de amor; un Unamuno pensativo o un Unamuno espada en mano.

La lengua insolente de Unamuno es un libro para todo aquel que quiera conocer a Unamuno y que se le dulcifiquen los ojos.

DELIA-AGUIAR Delia Aguiar Baixauli, Berlín, 21 de febrero de 2016

delia-unamuno

La lengua insolente de Unamuno se encuentra en La Casa del Libro y en Ápeiron Ediciones

Advertisements